20180812

IMMORTAL - Northern Chaos Gods

La entidad Immortal.


A Euronymous de Mayhem se le atribuye la incorporación de Abbath Doom Occulta al black metal y este a su vez introduce a Varg Vikernes (Burzum) al Black Metal.
A pesar de estas asociaciones, los miembros primarios de Immortal nunca han estado involucrados en las actividades más controvertidas de algunos de sus contemporáneos. Sus letras nunca han involucrado las ideologías religiosas o políticas a menudo asociadas con la escena, ellos crearon su propio mundo regido por la oscuridad y el mal en un escenario helado.

El cofundador Demonaz Doom Occulta dejó de ser el guitarrista de la banda en 1997 debido a la grave tendinitis en sus brazos que le impidió tocar la guitarra. Sin  embargo continuó escribiendo letras y ocasionalmente se desempeñó como manager de Immortal. En 2003, Abbath, Demonaz y Horgh decidieron dejar de trabajar con Immortal por razones personales. Abbath comenzó a tocar en una banda de covers de Motörhead llamada Bömbers, también comenzó con su banda de metal más tradicional I.  Immortal se reagrupó en junio de 2006 y más tarde lanzó un álbum más: All Shall Fall, pero en marzo de 2015 la banda se separó otra vez más,  debido a un desacuerdo entre los miembros. Abbath inició giras y la grabacion un nuevo álbum bajo su propio nombre. Cuando surgió la ruptura definitiva, muchos nos preguntamos si Immortal quedaría herido o de menos cojeando. Sin embargo, después de una operación en 2014, Demonaz recuperó su habilidad para tocar y no perdió tiempo, junto con Horgh y el productor por excelencia Peter Tagtgren entraron al estudio y finalmente llegó el noveno álbum de Immortal,...el graznido de ganzo degollado característico de Abbath ya no está, pero Demonaz tiene un chillido maníaco igualmente taladrante y efectivo, y con sus rítmicos riffs y la típica batería caótica de Horgh entregan un álbum que suena fresco, la música es un holocausto, cruda y pura ... muy adecuada. Montones de Bathory por doquier, pero en un sentido totalmente brillante. Normalmente con un álbum, hay un par de pistas promedio, pero no es el caso con este en absoluto, es una pieza en bruto de black metal noruego que lleva a la banda de regreso a su sonido inicial, demostrando ser una fuerza imparable de hielo y escarcha.


Permanecer en el permafrost desde 1997. 


Foto: Anne Catherine Swallow
Immortal en un principio solía ser una banda violenta es mas se permitian juguetear con riffs muy primitivos, con un sonido muy death metal y Northern Chaos Gods es un recordatorio efectivo de esto, más pesado más oscuro definitivamente más rudo que las últimas grabaciones. Esos riffs helados habian sido extrañados por la guitarra de Demonaz, y cuando se colocan junto a pequeños acompañamientos melódicos atmosféricos forman la columna vertebral de una fórmula que no suena nada anticuada, con una pasión y violencia musical que no se sentía desde el último álbum en el que Demonaz tocó. (Blizzard Beasts de 1997.)


Mi inspiración para comenzar IMMORTAL vino del ambiente en el que crecí. El frío invierno, los bosques oscuros, las poderosas montañas y los glaciares. Quería algo único para unir las letras y la música. Creé Blashyrkh, que significa 'El reino de la oscuridad y el frío'. El lado duro, frío y oscuro de la naturaleza es una inspiración sin fin. Una parte de la fuerza misteriosa que nos rodea y lentamente borra todo. Es intemporal, sin reglas y gana al final. Es una profunda fascinación y respeto por la naturaleza basada en el instinto. Veo orgullo, poder y grandeza desde una perspectiva oscura. Estoy dedicado a los primeros días del black metal. Tarde en el bosque, abrazando la oscuridad, respirando fuego, obsesionado por la luna invernal. Es lo que mantiene mi espíritu vivo. Esto me ha inspirado a escribir riffs, letras y música y ha sido la base de toda nuestra música. Las canciones de nuestro nuevo álbum no son una excepción. Cada riff, línea, palabra y canción de IMMORTAL a través de todos los años ha estado en mis oídos, y en mi cabeza desde los bosques profundos y todo el camino hasta las cumbres congeladas de las montañas.


Juegan con un estilo simple para una captura más instantánea, no hay ningún intento de hacer un solo tipo de canción, solo una selección de entre los estilos más épicos, más rápidos y violentos que la banda tiene como arsenal.  Algunos incluso manejan ambos, como los rápidos golpes de Grim y Dark, que se acumulan en un glorioso galope hacia el final, y se completan con un solo de guitarra soberbio. Puede que sea la zona de confort, pero Inmortal suena completamente como la leyenda que su nombre una vez inspiró, raramente tan lleno de energía; canciones épicas como Where Mountains Rise y el final de nueve minutos Mighty Ravendark todavía suenan sin parar y llenas de entusiasmo.

Demonaz trae una severidad abrumadora y disfruta de su tiempo al frente de la banda, ya que es un álbum intenso y poderoso, casi abrumador en las primeras escuchas , un buen testimonio de una banda que ha estado en el juego desde 1991, no solo son excelentes para escribir melodías sólidas, sino que aún tienen mucho para ofrecer al género.



 Las nuevas hordas y la primer legión que conoció a Immortal en los años formativos estámos preparados para otra dosis considerable de oscuridad norteña. 
Album tracklist: 
1. Northern Chaos Gods 
2. Into Battle Ride 
3. Gates To Blashyrkh 
4. Grim and Dark 
5. Called To Ice 
6. Where Mountains Rise 
7. Blacker Of Worlds 
8. Mighty Ravendark

Line-up : 
Demonaz (voces, guitarras) 
Horgh (batería) 
Peter Tägtgren (Bajo de sesión)

más info: 
www.immortalofficial.com 
www.facebook.com/immortalofficial 
www.nuclearblast.de/immortal 

20160917

Todas las épocas han abrazado una subcultura.

Generalmente éstas nacen como una crítica generacional al sistema en turno: los punks, hippies, metaleros, góticos, hipsters, etc., No se denominan por su look, sino por un estilo de vida que personifican individuos de todos los estratos y variedades, grupos que viven en el margen del sistema, todos críticos a través de su rebeldía.

Los caracterizados por los lentes cuadrados, camisas de cuadros, cortes de cabello pasados de moda y pantalones entubados de colores, no son hipsters por su look, sino por un modus vivendi que resume la frivolización de los sentidos críticos de la vida, que más allá del nihilismo rebelde de un metalero o el alegórico e inconforme intelecto post-punk, practican una sofisticada disidencia y cómoda apatía desde sus smartphones.
Los humanos somos expertos en hacer juicios rápidos acerca de otras personas. De hecho, existe gente que hace de esto su actividad favorita y va por la vida clasificando a los otros para poder sentir, quizás, que el mundo es fácilmente descifrable o que se tiene una lectura privilegiada de él. Esta práctica, ayuda a organizar sus mundos en estereotipos y a creer poder anticipar los comportamientos de otras personas dependiendo de cómo van vestidos, de qué color tienen el pelo o solo porque se percibe al individuo con un "algo" difícil de explicar.